Acerca de mí

Aquí, recién cocinado —es un delito continuado—, tenéis mi blog. Un proyecto personal que inicié hace unos 3 años (en serio). En él no hay un esqueleto que vertebre las ideas entorno a las que desarrollar temas en concreto, todo son reflexiones aleatorias ordenadas cronológicamente en la portada.

Los que me sigáis más a menudo (sé que estáis escondidos pero “haberlos, haylos”) sabréis que no escribo a diario. Hay ocasiones en que me ausento un largo tiempo. Tal vez me encuentro inmerso en la lectura de algo más interesante. Tal vez ese día no toca repasar las ideas y pulirlas en el teclado del ordenador. Depende. Cuando se fuerza a la naturaleza, las cosas se rompen: ley universal.

El funcionamiento de esta página es simple: botones arriba y texto, mucho texto. El título de la web, σοφία, hace referencia a la “sabiduría” griega y, el subtítulo, extraído de Guggenheim.

El concepto de la plantilla es el minimalismo elevado a la máxima expresión —aunque ahora esté de moda el kitsch—, donde interesan las palabras, no el continente. Sin más preámbulos te invito a navegar por un sinfín de páginas y más páginas, que encuentres algo que te guste o con lo que te sientas identificado. Que lo releas, que lo compartas, que comentes (puedes ser el hombre de las mil caras) y que hagas con él lo que quieras. Este es un espacio para desaprender, para dar giros teatrales a frases vulgares y para coger las palabras en la palma de la mano ya acariciarlas. Siento un profundo respeto por la lengua, ese canal de transmisión que utilizamos a diario y que algunos no utilizan como debieran. Todos los comentarios, sugerencias o críticas (constructivas), por favor, hacédmelas llegar a correo@abelcarreto.com. No soy perfecto y (por suerte) siempre hay algo que mejorar, alguna idea que aclarar o algún proyecto que podamos empezar juntos si supone un reto intelectual y mis habilidades en ese momento me permiten estar a la altura de la profundización del asunto que corresponda.